Image

Solidaridad con la gestión obrera de Cerámica Neuquén

Desde diferentes espacios sociales, políticos y de derechos humanos expresamos nuestra solidaridad incondicional con los y las trabajadores ceramistas de Neuquén ante el avance de la justicia provincial de la mano del gobierno provincial y de la antigua patronal, avance que pone en peligro la vida, la integridad de los obreros y a misma gestión obrera de la fábrica y las 80 familias que viven de ella.
Cerámica Neuquén, una de las cerámicas que se encuentra bajo gestión obrera desde el 2014, en este mes se vio ante una nueva amenaza judicial. Hace 3 años viene atravesando amenazas de remate producto de una demanda de ex-obreros que no se sumaron a la gestión obrera. La gestión obrera había logrado un acuerdo en una mesa de negociación con el gobierno, la anterior patronal y los obreros que realizaron juicios laborales. En marzo pasado el juez laboral subrogante, Hugo Daniel Ferreyra, emitió un oficio de inspección con un protocolo para que un tasador ingrese a la fábrica. En este oficio se autorizaba a la policía a realizar un trabajo de inteligencia para armar el operativo de cómo ingresarían a la fábrica, y establecía “oficiar al Ministerio de Salud de la Provincia a los fines de que se prevea la presencia de ambulancias que la autoridad policial estime necesarias y se oficiará también al cuerpo de bomberos de la provincia a los fines de que se hagan presentes preventivamente en el lugar con los elementos que la autoridad policial estime necesario” además pedía informar al tribunal “cuanto efectivos del GEOP serán necesarios para la realización del operativo en condiciones de seguridad así como las demás medidas de prevención que serán necesarias de modo de proveer a la mejor coordinación de la medida”.
Desde la Jefatura de policía, habrían informado luego de que realicen tareas de inteligencia que “si bien eventualmente se contaría con la capacidad operativa para el cumplimiento de la manda judicial, posteriormente, ante el faltante del capital humano necesario, no se podría garantizar la cobertura de seguridad necesaria en el sector, ello debido al grado de conflictividad social actual que existe en el conglomerado de la confluencia en el marco de la pandemia” .
En dicho informe de inteligencia se expresa que “Existe la posibilidad manifiesta y ferviente que los trabajadores no den lugar al cumplimiento del mandato judicial, primeramente por los riesgos objetivos que presenta las instalaciones, como la existencia de cañerías de gas sin mantenimiento, las instalaciones eléctricas de las cuales se desconoce el funcionamiento, condiciones sanitarias y de bioseguridad de los trabajadores, y segundo por la presencia combativa de las Organizaciones Sociales (Fasinpat), Partidos Políticos de Izquierda, y familiares, que anoticiados del operativo sin duda se harán presente in situ”.
En este informe se reconoce también se da cuenta de la situación manifestando que “Los funcionarios judiciales deberán tener en cuenta el peligro inminente con el cual se llevara a cabo un hipotético ingreso a las instalaciones; por lo cual se deberá ultimar los detalles para garantizar la seguridad y la integridad física tanto de policías como trabajadores; y que no haya que lamentar la pérdida de vidas humanas por actos de imprudencia, impericia o negligencia; minimizando todos los riesgos posibles, máxime que más allá de los esfuerzos institucionales para cumplir con la medida ordenada, será necesario resaltar que naturalmente estas situaciones de riesgo afectan a ambas partes, dado que a la fecha resulta imposible encontrar interlocutores válidos que propicien un escenario de negociación y permita obtener resultados favorables”.
El informe de inteligencia cierra afirmando que “En función a los distintos elementos objetivos incorporados, esta instancia técnica sugiere la imposibilidad material cierta de iniciar un despliegue operativo con miras a ingresar a las instalaciones de la ex -Cerámica Neuquén”.
Ante esta situación, desde una de las partes involucradas a través de su abogado, (Alejandro Lozzano, socio del ex funcionario del MPN José Brillo) instó en las últimas horas al Juez de la causa, Hugo Ferreyra a utilizar las fuerzas federales para que se cumpla la orden judicial.
El juez subrogante Hugo Daniel Ferreyra (cabe aclarar que el juez que tiene la causa Cosentino, no firma los escritos, sino que lo hace un subrogante), ya solicitó el 7 de julio “que se arbitren los medios conducentes para el cumplimiento de constatación y desalojo del inmueble” de Cerámica Neuquén. A su vez solicita al Ministerio de Gobierno que “a fin de que de acuerdo al estado actual de la situación social de la Provincia, ordene a la Jefatura de la Policía de Neuquén que arbitre los medios necesarios para dar cumplimiento con la orden judicial de constatación ordenada en fecha 15 de marzo del año 2021”.
Sabemos que frente a esto, la asamblea de la fábrica y el sindicato se encuentran en estado de alerta resguardando la fábrica, reforzando guardias y movilizarán esta semana.
Son 80 familias que viven de la fábrica actualmente y que desde hace ya 7 años vienen siendo parte de este proceso de lucha.


Exigimos que se cumplan los acuerdos ya logrados por la gestión obrera!!!

Enviamos nuestro abrazo fraternal y nuestra disposición para hacer efectiva la solidaridad ante las injusticias patronales y de los gobiernos!!!

Para enviar adhesiones:

https://docs.google.com/forms/d/1nCwnuRJ5K9am8CayZ-anr4ZYj92W1NYT9xYV8mNanHQ/viewform?edit_requested=true

 

 

Documentos