Image

¿¿Qué peor que Macri nos puede pasar??

Una pregunta reiterada en los tiempos pre – electorales, y ahora una vez ganadas las elecciones por Fernández y Fernández: ¿Qué mal van a hacer los primeros tiempos?  

Cumpliendo el sino de ser argentinxs, siempre nos puede ir peor, y no querríamos amargar la fiesta a nadie, pero en tan sólo 12 horas, ciertos nombramientos por parte del “progresismo”, estropean la fiesta a cualquiera.

Dos de ellos son los perturbadores profesionales, Sergio Berni y Felipe Solá.

 Empecemos por Berni, el ministro de seguridad bonaerense:

El ex carapintada Sergio Berni, ocupará el cargo de Ministro de Seguridad de la Pcia. de Bs.As. Su elección para este puesto, responde a que es un hombre con experiencia en enfrentar conflictos obreros. Bien lo saben los trabajadores y las trabajadoras que enfrentaron salvajes represiones a su mando, cuando peleaban contra los despidos en Lear.

Llegó al grado de teniente coronel en el Ejército. Participó de los levantamientos “carapintada” para pedir, junto a sus compañeros en armas, por leyes de impunidad para los militares genocidas.

Se autodefine como un hombre de derecha. Con larga experiencia en prácticas antiobreras y xenófobas. hombre con prácticas en conflictos obreros.  Ha manifestado que en materia de seguridad no tiene diferencias con quien se autodenominara “un político de derecha”.

El mismo Berni, en una entrevista afirmó abiertamente ser “de derecha” y agregó en su momento, que "el gobierno de Cambiemos tiene coincidencias conmigo", recordando que fue él quien apoyó el uso de las pistolas taser. Cabe recordar que sus "coincidencias" con Cambiemos en materia represiva también se extienden a la "doctrina Chocobar", que habilita a los efectivos policiales a ejecutar el gatillo fácil.

A mediados de la década de los noventa, cuando arranciaban los despidos, fue enviado por Néstor Kirchner como infiltrado a controlar los movimientos de los mineros de Río Turbio en Santa Cruz, dentro de la mina, para cumplir tareas de inteligencia contra los trabajadores que luchaban por sus puestos de trabajo. Para ese entonces, ya contaba con una larga trayectoria como médico en esa provincia. En ese doble carácter de médico y militar se ofreció como voluntario para supervisar la salud de los mineros de Río Turbio durante una huelga que realizaron en 1994. Durante 15 días ofició como agente encubierto entre los huelguistas obteniendo información sobre futuras acciones y filiaciones políticas que luego eran remitidas al poder central provincial. Cuando los mineros sospecharon de las actitudes del agente, lo expulsaron de la mina.

En 2012 fue designado secretario de Seguridad Nacional. Cargo que ocupó hasta el fin del mandato de CFK. Desde este puesto se encargó de reprimir cuanta protesta social ocurriera.

Una de sus primeras hazañas fue el desalojo de organizaciones de desocupadas que terminó con 65 detenidos -incluyendo menores-, y que fueron trasladados a Campo de Mayo(¡¡!!) donde en tiempos de dictadura funcionara uno de los más terroríficos centros clandestinos de detención, tortura y exterminio

Después dirigió el operativo contra una protesta de camioneros en YPF y luego contra los trabajadores petroleros en Cerro Dragón, ubicado entre las provincias de Chubut y Santa Cruz.

En 2014, durante el duro conflicto por despidos en la multinacional Lear, Sergio Berni ordenó y dirigió decenas de represiones contra los trabajadores. Hubo cientos de trabajadores heridos y decenas de detenciones. En este conflicto laboral, envió infiltrados. Las fotos del famoso “gendarme Carancho”, y del “canoso con barba” recorrieron el mundo. También reprimió a los choferes de la línea 60 y, como él mismo dice, y a miles de reclamos de los sectores populares.

Este tipo, entonces secretario de Seguridad, condenaba a los inmigrantes, a los que tildaba de narcotraficantes. Fuera de su cargo, justificó la decisión de Patricia Bullrich, cuando ordenó la detención de cuatro extranjeros en las inmediaciones del Congreso durante la represión el 24 de octubre de 2018, mientras se desarrollaba la sesión donde Diputados dio media sanción al presupuesto del FMI.

Sergio Berni se ufanaba de haber desalojado en 4 años “más de 2.500 piquetes”.

Berni, no tiene ningún problema en reafirma su perfil de derecha, represor y xenófobo. Por el contrario, se ofrece como garante de la mano dura. El actual gobernador de la Pcia.de  Buenos Aires  Axel Kiciloff ha decidido incluirlo (¡!)

 

 

El segundo regalo: Felipe Solá, otro político de larga data, en 1989 con la llegada al poder de Carlos Menem fue nombrado secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, cargo que ocupó hasta 1991. Y en 1993 regresó al puesto de secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación. Fue quien autorizó la introducción de la soja transgénica.

Después Asumió el cargo el 3 de enero de 2002, y propuso que para comenzar a "levantar la provincia" -según sus palabras- luego de la crisis política, económica y social de diciembre de 2001, un documento de trabajo donde mostraba los ejes que llevaría adelante, entre ellos figuraban Educación; Ciencia y Tecnología; Medio Ambiente; y Derechos Humanos. Pero lo que ocurrió en su mandato fue la brutal represión en el Puente Pueyrredón de Avellaneda, fue la masacre de Avellaneda, fue el asesinato de Kostecki y Santillán.  

Varias organizaciones habían planeado una movilización masiva para el 26 de junio de 2002, cuyas consignas eran: aumento general del salario, una duplicación de 150 a 300 pesos en el monto de los subsidios para los desocupados, más alimentos para los comedores populares y solidaridad con la fábrica ceramista Zanón, ante el peligro de ser desalojada. Cuando la columna de manifestantes llegó al puente Avellaneda, ya se encontraba en el lugar un fuerte operativo de las fuerzas de Seguridad impidiendo el acceso a los principales puentes de ingreso a la ciudad de Buenos Aires, logrando así su aislamiento geográfico por el sur. Así y todo, los manifestantes fueron desalojados del lugar violentamente por efectivos de la Policía Federal, la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina.​

El MTD (Movimiento de Trabajadores Desocupados) no logró cortar el Puente Pueyrredón, siendo desalojados previamente por la policía provincial. Entre ellos se encontraban dos jóvenes que fueron asesinados:

  • Maximiliano Kosteki (22 años, de la ciudad de Guernica)
  • Darío Santillán (21 años, de la ciudad de Lanús)

Ambos estaban agrupados en la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón. La acción represiva ordenada por Sola dejó además de las muertes de Darío y Maxi, un saldo de 33 heridos de bala, heridos por la acción represiva fue superior.

Estos dos personajes que ya conforman el gobierno nac&pop, no nos deja festejar nada, y mucho menos viendo los homenajes que le rinden al genocida César Milani, y preparando el “turismo ético” donde por supuesto estaría integrada la ESMA…

Que festejen los superficiales, banales, consigneros… no tenemos tiempo, seguimos estando en la lucha, y sí celebramos que gracias a la pelea incansable por la justicia para el compañero Hernán Abriata, hemos conseguido la extradición del genocida Sandoval que se escondía en Francia. Es para el ENCUENTRO MILITANTE CACHITO FUKMAN, un hecho que ilumina nuestro horizonte de justicia.

 

ENCUENTRO MILITANTE CACHITO FUKMAN

Buenos Aires, 17 de diciembre de 2019

 

Twitter

Encuentro Militante Cachito Fukman